Constantes en la Oración: juventud adventista impacta Medellín a través de la oración

Los jóvenes de la Unión Colombiana del Norte (UCN), comprometidos con el programa de reavivamiento y reforma de la Iglesia Adventista en el mundo,  trabajan de manera similar en cuanto a las actividades regulares, pero independientemente de ese factor, ante grandes proyectos como “Constantes en la oración”, cada grupo imprime sus peculiaridades.

“Constantes en la Oración” es un proyecto de la División Interamericana que une a todos los países del territorio en un programa diario de comunión con Dios, estudio de la Biblia y mucha oración. “En Interamérica estamos orando” es el lema de este proyecto que el pasado sábado 12 de marzo se enfocó en los niños y jóvenes de la iglesia.  

En Colombia el programa no fue diferente. Miles de jóvenes, en todo el territorio nacional, realizaron diversas actividades que tenían como principal objetivo concientizar sobre la necesidad urgente de una relación más estrecha con Jesús a través del la oración constante y el estudio de la Biblia.

En Medellín los jóvenes adventistas se reunieron en sus iglesias la mañana del sábado 12 para recibir alimento espiritual y prepararse para el importante programa que se realizaría en la tarde de ese mismo día. La actividad consistía en ir, en grupos, a 15 sitios públicos ya determinados, para entregar literaturas y realizar oraciones intercesoras con las personas que lo permitieran. El plan comenzó a las 2 de la tarde y contó con la participación de aproximadamente 2000 jóvenes vestidos con camisetas blancas en las que se podía leer la frase: “Oramos por ti”. “El propósito de esta iniciativa es estar fervientes en la oración. Orar no sólo por nosotros sino interceder por quienes están necesitando de Cristo”, manifestó  el pastor Walter Ramos, director de jóvenes de la UCN.

A la 1 de la tarde cerca de 600 personas, entre niños, jóvenes y adultos, se reunían en la Iglesia Adventista de la Unac (Universidad Adventista de Colombia) para recibir las indicaciones finales antes de salir a cumplir su especial misión. Esa tarde sería marcada tanto por lo que ellos irían a realizar, como por lo que Dios les tenía preparado.

Todos salieron a eso de las 2 de la tarde rumbo a cinco sitios públicos diferentes. En las afueras de uno de los principales centros comerciales de la ciudad, en la entrada de supermercados, y en carreras principales los jóvenes sacaron carteles con frases alusivas a la actividad (a 100 metros oramos por ti, oramos por salud, oramos por prosperidad, oramos por estudio, oramos por tu familia, solo toma un minuto), y con el entusiasmo que los caracteriza invitaban a transeúntes y conductores para hacer una pausa y orar. Brainer Herrera fue uno de los conductores que se detuvieron para orar. Todavía sobre su moto dijo “Me parece espectacular que la gente se anime a orar. Esto es lo que necesita el mundo en medio de todo lo malo que está ocurriendo”.

A las 4 de la tarde los participantes de la actividad comenzaron a regresar a la Iglesia de la Unac. Ahora eran más de 600 las personas que ocuparon la iglesia y llenaron el ambiente con la alegría de haber cumplido la misión. El programa que siguió fue de testificación y gratitud. “Esta iniciativa me deja impresionado. Primero queda claro que hay un mundo necesitado y segundo que tenemos una juventud dispuesta a trabajar para Dios”, resaltó el pastor Walter Ramos.

Desde la plataforma cantos de alabanza y gratitud contagiaron a la multitud que cantaba animadamente. El momento de los testimonios fue el más emocionante. Niños, jóvenes, adultos y líderes tomaron la palabra y contaron algunas de las historias vividas durante la actividad. Camiones de encomiendas, agentes de policía, ex adventistas, y personas de toda clase social pararon ante el llamado de los jóvenes, y pidieron oración por necesidades particulares. “Un conductor de bus paró y en lugar de pedir oración, él oro por nosotros”, contó emocionado uno de los líderes juveniles. Pero los testimonios también fueron personales. Varios niños, un poco nerviosos, contaron sus experiencias. “Fue algo muy hermoso. Estoy feliz porque pude orar, pude decirle a la gente cómo es bueno el Señor  y también invitarlos a mi iglesia”, dijo Pablo Esteban Buitrago un niño de tan solo 9 años. Eduardo Anaya (10 años) agradeció a los líderes por la iniciativa y los desafió a seguir “realizando este tipo de actividades que nos ayudan a testificar”.

Cerca de la puesta del sol, el presidente de la UCN, pastor Edgar Redondo,  felicitó a líderes y jóvenes por los resultados logrados a través de la actividad y resaltó el privilegio que significa orar para interceder por quienes nos rodean. Un llamado y una oración de consagración marcaron el final de esta tarde que quedará grabada en el corazón de cada persona que participó.

Ahora el desafío continúa. Son cientos de personas las que dieron sus correos electrónicos y manifestaron estar interesadas en conocer más acerca de Dios y de la Iglesia.  El ministerio juvenil de la UCN está comprometido y trabaja integradamente con las actividades de reavivamiento y reforma establecidas por la Iglesia Adventista mundial.

Lea otros testimonios:

Claudia Marcela Cortez, estudiante de Administración de Empresas. “Fue una actividad muy conmovedora, primero me tocó el corazón a mí. Me sirvió para reflexionar y preguntarme qué estoy haciendo con mi vida. Y también sirvió para que las personas, aunque no nos permitieran orar por ellas, se llevaran una buena impresión de nosotros”.

“Estoy muy feliz por haber participado en esta actividad. Lo que no hice yo lo hizo mi hija de 4 añitos. Yo repartía literatura y cuando las personas paraban, era mi hija la que hacía la oración”, dijo emocionada una madre de familia y simpatizante de la iglesia.

Jhonatan, estudiante de Teología. “Nos encontramos con un joven con ideas naturalistas y evolucionistas. Al principio no quería orar, pero mis compañeras le hablaron con tanto amor, que finalmente el accedió a orar con nosotros. La obra es del Espíritu Santo y yo sé que algo importante va a acontecer en la vida de ese joven”.

Alexandre, estudiante de teología y su esposa Silvia, ambos de Brasil. “Nos pareció un evento muy interesante, porque acaba impactando muchos corazones y eso es suficiente motivo de alegría para nosotros como  adventistas. El idioma fue un desafío bastante grande, pero ahí estuvimos acompañando a quienes sí podían hablar, y lo más importante es que salimos reavivados espiritualmente”.

Texto: Shirley Rueda – Fotos: Fabian Hurtado

Vea las fotos del evento aquí:

Oramos_por_ti_Medellin

Comments

  1. AURA ESTELA CARRILLO says:

    hola BENDICIONES por la MISION CARIBE DE COSTA RICA tambien se celebro el dia de la oracion con la participacion activa de los niños ellos felices de poder tener su tiempo en las iglesias q DIOS siga bendiciendo por tan magnifica iniciativa. HASTA LUEGO AURA ESTELA DE PATERNINA

    • Aura bendiciones para ti también, y para la Misión a la cual perteneces. Vamos a seguir constantes en la oración e impactado al mundo con la verdad que conocemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 

logo-iasd-bn.png

Carrera 84 No. 33AA - 169, La Castellana

Medellín, Colombia

Tel: (4) 444 30 56

A %d blogueros les gusta esto: