¿Estará Internet preparando el camino para los últimos acontecimientos?

Artículo de interés
 

En el mundo más de 1000 millones de individuos tienen acceso a Internet

Existen claras evidencias de que un proceso de globalización precedió a la primera venida de Cristo y que un proceso similar también se producirá antes de su segunda venida. Con respecto a la primera venida de Cristo, Elena G. de White dice en su obra El deseado de todas las gentes, capítulo 3 (“El cumplimiento del Tiempo”), que (1) las naciones de la época “estaban unidas bajo un mismo gobierno”, el imperio romano; (2) “Un idioma se hablaba extensamente” el griego “y era reconocido por doquiera como la lengua literaria”; y (3) “Desde hacía siglos, las Escrituras estaban traducidas al griego”.

El libro de Apocalipsis aclara que antes de la segunda venida de Cristo, habrá una globalización del error (ver Apocalipsis 13:11-18) y de la verdad (ver Apocalipsis 14:6, 7). Importantes cambios en las políticas, económicas, sociales y religiosas están preparando el escenario para esa globalización. Pero no podemos ignorar el hecho de que la polarización final de la raza humana entre la verdad y el error ha sido facilitada por la popularidad de la prensa, teléfono, radio, televisión y recientemente, Internet. En realidad, Internet coloca a disposición, en el hogar y en la oficina para aquellos que ingresan a “www” (World Wide Web), todo lo bueno y malo que existe dentro de la estructura de la información.

En el aspecto positivo, Internet ha agilizado significativamente la comunicación interna y externa de la iglesia a un costo mucho menor que la línea telefónica convencional. La iglesia utiliza Internet para poner a disposición materiales para uso interno, incluyendo respuestas a preguntas con las que los miembros de la iglesia se enfrentan hoy. Se han establecido sitios importantes para que el “evangelio eterno” pueda ser proclamado a todos “los que moran en la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo” (Apocalipsis 14:6). De esta forma el mensaje adventista puede ser llevado a ciertas regiones del mundo donde los prejuicios religiosos impiden el uso de otros medios de comunicación de masas.

Pero así como Internet ha facilitado positivamente la predicación del evangelio, también ha sido uno de los agentes más eficaces de globalización del error y del mal. Innumerables personas y también cristianos profesos, están ingresando a sitios que estimulan el sensualismo y la inmoralidad (ver Mateo 5:27-32). Muchas de las 34 mil denominaciones cristianas existentes hoy en el mundo, también están ofreciendo sus enseñanzas en Internet. Prácticamente todas las distorsiones doctrinarias que han surgido en la Iglesia Adventista del Séptimo Día están disponibles en Internet para corroer la fe de los que profesan el mensaje adventista.

Hablando respecto al zarandeo de la iglesias, Elena G. de White advierte que en los tiempos finales “todo viento de doctrinas” soplaría (cf. Efesios 4:14) y que “Los miembros de la iglesia serán probados individualmente” (Servicio cristiano, p. 197). Estoy convencido de que Internet está desempeñando un papel crucial en ayudar a cumplir esas predicciones. Las personas sin un conocimiento histórico y doctrinal sólido se han aventurado a ingresar a los sitios críticos del mensaje y terminan siendo sacudidas en su fe.

La presente globalización de la verdad y del error nos está poniendo en una situación semejante a la de Eva delante del árbol del conocimiento del bien y del mal (ver Génesis 2:15-17; 3:1-8), donde tenemos que elegir constantemente entre la fidelidad a la Palabra de Dios y los conocimientos “más amplios” y “atractivos” ofrecidos por las huestes del mal. Pero hay una diferencia marcada entre la realidad edénica y el mundo de las modernas comunicaciones cibernéticas. En el Jardín del Edén, la tentación estaba geográficamente limitada a las proximidades del árbol de la ciencia del bien y del mal. Hoy, sin embargo, la tentación está globalizada y disponible en los hogares de todos aquellos que tienen acceso a los recursos modernos de los medios de comunicación.

Por lo tanto, creemos que Internet está contribuyendo eficazmente a la polarización final entre el bien y el mal que precederá a la segunda venida de Cristo. Muchos cristianos utilizan la expresión bíblica “Examinadlo todo; retened lo bueno” (1ª Tesalonicenses 5:21) para justificar el acceso y leer informaciones corrosivas a la fe y destituidas de ética cristiana (ver Mateo 18:15-17). Debemos por consiguiente, concientizarnos que no todo el conocimiento disponible vale la pena ser obtenido (ver Salmo 101; Filipenses 4:8). Nuestras iglesias necesitan alejarse de la arena movediza de las ideologías humanas, con el fin de construir su casa espiritual sobre la infalible Palabra de Dios (ver Mateo 7:24-27).

Alberto Timm
Doctor en Teología
 
Artículo publicado originalmente en la Revista el Anciano (Octubre-Diciembre 2003).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 

logo-iasd-bn.png

Carrera 84 No. 33AA - 169, La Castellana

Medellín, Colombia

Tel: (4) 444 30 56

A %d blogueros les gusta esto: