Artículo de Interés: ¿Brujas o Biblias?

Compartimos el siguiente artículo de opinión escrito por Felipe Lemos periodista, especialista en marketing, autor de crónicas y diversos artículos – gerente de Asesoría de Comunicación de la sede Sudamericana de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, a propósito del día de Halloween celebrado en hoy en el mundo secular. 

¿Dulces o travesuras? Es la pregunta tradicional que se hacen los niños desde hace muchos años en varias partes del mundo, inclusive en algunos lugares de Brasil, en el tal Halloween o Día de Brujas, que se celebra el 31 de octubre. No se sabe bien el origen de esta fecha pero está relacionada con los cultos paganos antiguos de Europa y con las tradiciones que conducen al Día de los Muertos. Las personas, sobre todo los pequeños, salen de la casa con fantasías de brujas o brujos, o también de monstruos, dan honra extraña o reconocimiento a algo que, tal vez, ni entiendan exactamente de qué se trata. Cierta vez, estuve en los Estados Unidos pocos días antes el fatídico día, cuando la mayoría de las personas asumen un lado tétrico y de nítida apología a la muerte, y quedé sorprendido. Una semana antes, decoran las casas con alguna cosa que parece ser tela de araña, además de réplicas de lápidas de cementerio con la inscripción RIP (que significa: rest in peace [descanse en paz] en alusión clara al fallecimiento). Sin hablar de la cantidad absurda de calabazas huecas que “adornan” el frente de muchas residencias. Mientras sucede eso, del otro lado de la calle, una iglesia cristiana; la amnesia histórica se apoderó de los cristianos que, un día, de alguna forma estuvieron unidos a un episodio emblemático ocurrido también un 31 de octubre (de 1517), en el distante castillo de Wittenberg, en Alemania. Allí, un monje cuestionador y sincero, temeroso de Dios, llamado Martín Lutero, fijó en la puerta del castillo lo que se llama Las noventa y cinco tesis sobre justificación por la fe. Tal vez, no sepamos de memoria el contenido de lo que Lutero escribió, pero sabemos que él se cuestionaba actitudes, conceptos y enseñanzas contrarias a la Biblia. Además, exaltaba la Biblia como regla de fe para los que se dicen seguidores de Cristo. Pero la pregunta hoy es otra. Es más, hay otras objeciones. ¿Qué se promueve más Halloween o la Reforma Protestante? ¿Qué recuerda más la sociedad, especialmente la que se auto declara cristiana y conocedora de la Biblia?

El tiempo pasa, pero Halloween se ve en la TV, en los negocios de juguetes, en los adornos  de los supermercados, de los shopping, en las escuelas y me atrevo a creer que en algunas iglesias. La atmósfera del Día de Brujas se siente en varios ambientes y trata de impregnar a todos cuantos sea posible. Llegó a estar de moda. Es un producto tipo exportación para niños y adolescentes que saben lo que deben hacer ese día si quieren estar en armonía con la fecha, pero no saben, tal vez, quien fue Lutero, desconocen lo que dice la Biblia y hasta dudan de hablar de Jesucristo.

No vale de nada culpar a la Europa antigua y tampoco a la actual por su desprecio al origen protestante. La responsabilidad es mía y también la de usted que está leyendo este texto. El cristianismo bíblico necesita estar en la mente de la sociedad, especialmente de los niños, adolescentes y jóvenes. La Biblia, sin embargo, se recordará con amor, cariño e interés si es realidad para ese grupo. Ellos necesitan ver ejemplos de adultos, padres, profesores, líderes, que realmente consideren el libro sagrado del cristianismo como algo sagrado de verdad. Sagrado no porque sea intocable, sino porque es la Palabra de Dios válida para hoy y para siempre. Palabra que llevó a un hombre solitario como Lutero a escribir cartas al líder máximo de su iglesia, en la época, para pedir que se observaran las enseñanzas que ella contiene. Las que lo llevaron a defender la fe inmutable en Jesucristo como suficiente para la salvación, sin la necesidad de indulgencias, obras de sacrificio físico, misticismo inventado por inescrupulosos aprovechadores del fervor sincero.

¿Y entonces? La mayor propaganda de la Biblia parece ser una vida en armonía con ella. Halloween es fuerte, especialmente porque el espíritu de los reformadores, como Lutero, hoy es débil. Ante la falta de seguidores fieles y equilibrados de la Biblia, el pueblo prefiere las brujas, dulces y travesuras del 31 de octubre. Pero aún hay tiempo de cambiar. Basta que los cristianos vuelvan a ser cristianos.

Fuente: DSA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 

logo-iasd-bn.png

Carrera 84 No. 33AA - 169, La Castellana

Medellín, Colombia

Tel: (4) 444 30 56

A %d blogueros les gusta esto: