La inestabilidad económica mundial podría costarle millones de dólares a la IASD

Juan R. Prestol-Puesán, tesorero de la Asociación General, presenta el informe de tesorería en el Concilio Anual, este 12 de octubre. Imagen de Brent Hardinge/ANN

Juan R. Prestol-Puesán, tesorero de la Asociación General, presenta el informe de tesorería
en el Concilio Anual, este 12 de octubre.
Imagen de Brent Hardinge/ANN

La Iglesia Adventista del Séptimo Día recolectó cuatro millones para evangelismo joven y ahorró casi tres millones en el Congreso de la Asociación General en San Antonio, pero una tormenta económica, impulsada por la intranquilidad de los mercados globales, podría costarle millones de dólares a la iglesia.

Juan R. Prestol-Puesán, el elegido hace poco tesorero de la Iglesia Adventista mundial, dijo que no estaba claro si los diezmos, ofrendas y otros ingresos serían suficientes para cumplir con el presupuesto 2015 de la iglesia y, al mirar hacia el futuro, instó a los líderes y laicos de la iglesia que esta semana asisten a la asamblea del Concilio Anual de que coloquen su confianza en Dios.

“En estos días, cuando enfrentamos una posible pérdida financiera […] no tenemos otro lugar adonde ir que a los brazos del Señor”, Prestol-Puesán dijo el lunes en su primer informe de tesorería durante el Concilio Anual.

Señaló asimismo el consejo que escribió Elena G. White, una de las fundadoras de la denominación, al dirigirse a personas que podrían sentirse perplejas por las perspectivas financieras más oscuras.

“No os descorazonéis; confiad vuestras cargas a Dios y permaneced serenos y alegres”, dijo, al leer de la página 122 de El camino a Cristo. “Pedid sabiduría para manejar vuestros asuntos con discreción, a fin de evitar pérdidas y desastres. Haced todo lo que esté de vuestra parte para obtener resultados favorables […]. Si confiando en nuestro Ayudador hemos hecho todo lo que podíamos, aceptemos con buen ánimo los resultados”.

Prestol-Puesán dijo que tesorería estaba aguardando el informe de fin de año sobre el diezmos y las ofrendas misioneras, y que de acuerdo con eso se tomarán decisiones”.

“Estamos aguardando expectantes el total de diezmos y ofrendas para la misión que se informe a fines de diciembre de 2015, y estaremos formulando cualquiera corrección en nuestra dirección según sea necesario”, expresó.

Prestol-Puesán, quien remplazó a Robert E. Lemon como tesorero de la Asociación General en julio pasado, dio un curso básico sobre la manera en la que la economía mundial afecta el presupuesto de la iglesia.

Destacó que el mercado de valores de los Estados Unidos cayó un doce por ciento en cierto momento de este año, mientras que el mercado europeo cayó un 21 por ciento y el mercado japonés, un veinte por ciento. Al mismo tiempo, el dólar estadounidense aumentó de valor en relación con otras monedas, dado que preocupados,  los inversores se volcaron por una moneda confiable.

Este fue un suceso preocupante para la Asociación General, el organismo administrativo de la Iglesia Adventista mundial, que opera en dólares estadounidenses pero recibe alrededor del setenta por ciento de sus ingresos en dólares australianos, reales brasileños, libras esterlinas, euros y otras monedas.

“La combinación del descenso en los mercados financieros, la fortaleza del dólares estadounidense, y la situación económica en países que resultan significativos para nuestros ingresos ayudan a dar un marco que semeja la aproximación de una tormenta”, dijo Prestol-Puesán.

Durante los primeros nueve meses de 2015, llegaron a la Asociación General un total de ingresos por 87,5 millones de dólares, una disminución de 1,8 millones en comparación con el mismo período del año pasado. Las ofrendas misioneras sumaron 32,8 millones, una caída de 8,6 millones.

Esto ayudó a producir un hueco de 15,3 millones de dólares en el presupuesto de la Asociación General.

Las cuentas más grandes que costaron al presupuesto fueron los 5 millones de dólares en asignaciones suplementarias, lo que incluye 1,6 millones para el proyecto de la Enciclopedia de los Adventistas del Séptimo Día y un millón de dólares para la Universidad Andrews, y cinco millones en inversiones frustradas como resultado de la inestabilidad económica global.

“¿Qué significa esto para ustedes?”, preguntó Prestol-Puesán a los líderes de la iglesia presentes. “Significa que es improbable que haya asignaciones suplementarias en el presupuesto para 2016″.

Algo positivo es que la iglesia gastó solo 5,9 millones de los 8,92 millones disponibles para los diez días del Congreso de la Asociación General en San Antonio, Texas, Estados Unidos, según una presentación en PowerPoint mostrada en el Concilio Anual. Los gastos iniciales de la iglesia sumaron 7,82 millones, pero se recuperaron 1,9 millones al alquilar los espacios a los vendedores de las empresas de la iglesia en una sala de exposiciones (1,02 millones), aprovechando los rembolsos del hotel (430 mil dólares), y aun por la venta de la Adventist Review (5,700 dólares).

Al mismo tiempo, la Iglesia Adventista juntó 4,2 millones para evangelismo joven, con una ofrenda especial llamada “Dadles las llaves”, en los dos sábados durante el Congreso de la Asociación General, informó la tesorería. Los fondos han sido divididos en partes iguales entre las trece divisiones y la Unión de Oriente Medio y el Norte de África.

“Las decisiones de asignar fondos para diversos proyectos misioneros y de evangelismo tienen que ser tomadas por cada división, con la participación de los jóvenes”, dijo Prestol-Puesán.

FUENTE: , editor de noticias, Adventist Review

Traducción de Marcos Paseggi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 

logo-iasd-bn.png

Carrera 84 No. 33AA - 169, La Castellana

Medellín, Colombia

Tel: (4) 444 30 56

A %d blogueros les gusta esto: