En México, adventistas salen a ayudar después del último terremoto

Mexico-earthquake-volunteers-water

Guías Mayores de las iglesias adventistas de Ciudad de México llevan agua y artículos para distribuirlos entre los rescatistas y voluntarios que trabajan entre los escombros de los edificios colapsados, después de que un sismo de 7,1 grados castigó a México el 19 de septiembre de 2017. Imagen de la Asociación Metropolitana

Horas después de que un poderoso sismo de 7,1 grados azotó a la Ciudad de México el martes 19 de septiembre, derribando decenas de edificios y casas y provocando la muerte de cientos de personas, los adventistas entraron en acción para colaborar con los esfuerzos de recuperación.

Los principales líderes dijeron que hasta el momento no se ha informado de pérdida de vidas entre los miembros de iglesia. El sismo tuvo lugar en el día del 32° aniversario de un poderoso sismo que azotó a Ciudad de México en 1985 y provocó la muerte de más de 10 mil personas.

Mexico-quake-azteca

Edificio dañado a sesenta metros de la sede de la Misión Azteca de la Iglesia Adventista en Ciudad de México. Imagen de la Misión Azteca

Ciudad de México

Las iglesias y escuelas locales de Ciudad de México abrieron sus puertas para recolectar alimentos y medicamentos que serán distribuidos entre las víctimas del sismo, dijo Jorge García, director de comunicación de la Iglesia Adventista en la región Mexicana Central.

“Se pudo ver a los Guías Mayores y miembros de iglesia voluntarios que mostraron el amor de Dios a los necesitados en las calles, junto a hospitales, escuelas y edificios”, dijo García.

Banni Fuentes, de 19 años y líder de jóvenes en la región metropolitana, se puso en contacto con decenas de adventistas y líderes de jóvenes de la ciudad minutos después del sismo, para que se juntaran en diferentes lugares para ayudar a los voluntarios durante las operaciones de rescate.

“Hubo muchos jóvenes que prepararon alimentos y los llevaron a los rescatistas y voluntarios”, dijo Fuentes. “Hubo muchos que también prepararon y distribuyeron alimentos a cientos de personas que se abrieron paso hasta los refugios de la ciudad”.

La comunicación ha sido esporádica, dado que el cuarenta por ciento de la ciudad ha quedado sin energía eléctrica, añadió.

Decenas de administradores de la iglesia, directores de departamento, pastores y miembros de las iglesias locales también se sumaron para ayudar en las operaciones de búsqueda y rescate en la ciudad, dijeron los líderes.

El pastor José Dzul, presidente de la Iglesia Adventista en la región Mexicana Central se reunió el miércoles con los líderes de la iglesia en la ciudad para planificar una respuesta inmediata.

“Estamos tan complacidos de que nuestros líderes y miembros de diversas iglesias entraron en acción después del sismo para recolectar alimentos y artículos para los afectados”, dijo Dzul.

Cientos se movilizaron para armar dispensarios de alimentos y puestos de distribución de medicamentos en las diversas iglesias y escuelas donde la gente puede donar para beneficiar a las víctimas del sismo.

“Queremos continuar apoyando sus esfuerzos de brindar alimento a las víctimas, para sus familias, a los voluntarios y obreros diseminados en la ciudad, mientras trabajan en operaciones de rescate”, dijo Dzul.

ADRA-Mexico-donation-station-narvarte

Voluntarios de la iglesia de Narvarte, Ciudad de México, seleccionan medicamentos y artículos donados que están siendo recolectados para los afectados por el sismo. Imagen de la Asociación Metropolitana

El pastor Carlos Cesar González y algunos ancianos de iglesia de la iglesia adventista de Tacubaya en la zona metropolitana salieron horas después para ver si podían ayudar con las operaciones de rescate cercanas, dijo Dzul. Se quedaron a acarrear escombros de un edificio que se derrumbó hasta el amanecer del día siguiente.

“Un anciano me dijo cuán encantado estaba de que estuvieron allí para ayudar a rescatar a tres personas de los escombros durante la noche”, dijo Dzul.

El desafío más grande que enfrenta la iglesia ahora, dijo Dzul, es que “la infraestructura de la iglesia ha quedado muy afectada”, dijo. “Nuestros escuelas e iglesia tienen daños estructurales, algunas más que otras, pero aún necesitamos llevar a cabo evaluaciones completas de daños”, explicó Dzul.

“Será muy difícil obtener los recursos para que esas instalaciones puedan funcionar otra vez”, añadió.

Las casas, las tiendas y las propiedades de muchos miembros se vieron dañadas o destruidas. En los próximos días, los líderes de la Iglesia Adventista en la región Mexicana Central visitarán las iglesias, escuelas y casas de los miembros para animarlos y seguir ayudándolos.

“Todo lo que está sucediendo en nuestro país y en el mundo nos dice que Jesús viene pronto”, dijo Dzul.

Continúe leyendo en interamerica.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 

logo-iasd-bn.png

Carrera 84 No. 33AA - 169, La Castellana

Medellín, Colombia

Tel: (4) 444 30 56

A %d blogueros les gusta esto: