Iglesia adventista cumple promesa de donar mil bicicletas para niños wayuu

 

Uribia, La Guajira, Colombia|El proyecto Ruedas para Educar, liderado por la Iglesia Adventista de la región norte de Colombia cumplió su objetivo de donar más de mil bicicletas a niños de la etnia Wayuu. La meta se alcanzó los días 8 al 11 de noviembre cuando voluntarios adventistas llegaron al municipio de Uribia en el departamento de La Guajira, con 400 bicicletas para regalar. El año anterior ya se habían entregado 630 bicicletas.

Decenas de niños con sus familias esperaron por horas para recibir el tan anhelado medio de transporte. En 4 rancherías, pequeños poblados compuestos por chozas, se entregaron las bicicletas que este año eran todas nuevas. Algo especial para quienes se beneficiaron, personas humildes y de escasos recursos, pero ricos en expresiones culturales.

“Disponer de este número de bicicletas nuevas, con un valor aproximado de 50 dólares cada una, se logró gracias a donaciones internacionales, al apoyo de la División Interamericana, y de empresas privadas de Colombia como El Ciclista”, contó el pastor Mauricio Buitrago, líder de la iniciativa Ruedas para Educar.

La empresa El Ciclista, que pertenece a una familia adventista y que tiene 25 años de experiencia en el mercado, se sumó de manera destacada al proyecto, donando el 10 por ciento de las compras, y también una bicicleta por cada 10 adquiridas.

“Con el mayor de los gustos estamos acá en La Guajira, donando y contribuyendo a la obra del Señor. Sin duda alguna vale la pena servir al Señor, Él devuelve en bendiciones abundantes a sus hijos y a todas las personas que deciden trabajar por Él y que deciden vincularse a las diferentes campañas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día”, expresó Dolly Moncada de la empresa El Cliclista.

Ruedas para Educar tiene el objetivo de promover la educación en la primera infancia facilitando el transporte de los pequeños que, en muchos casos, demoran entre 3 y 4 horas, por caminos sin asfalto y bajo un clima desértico, propio de la región, en ir caminando a sus escuelas.

“Gracias a Dios me han regalado esta bicicleta para venirme a mi colegio y no fallar a clases. Uno podría ser un niño malo sino estudiara. Por eso yo quisiera estudiar a toda hora, todos los días, y en cualquier lugar, no importa que sea lejos. Quiero estudiar para ser un niño bien educado”, contó emocionado Janiet David Gutiérrez.

“Aquí en el pueblo Wayuu hay muchas necesidades. Estoy muy orgullosa de que esta gente me traiga un regalo tan especial, de que nos regale un medio de transporte.”, contó la joven Lourdes Puchaina.

Lea también: Acción solidaria en La Guajira abre un nuevo capítulo para ADRA Colombia

Además de disminuir el tiempo de transporte de sus casas hasta las escuelas, las autoridades locales destacaron que desde que las primeras 600 bicicletas fueron donadas el año anterior, el índice de deserción escolar en la región se ha reducido potencialmente.

“La prioridad que teníamos en la administración era la educación, y la falencia era el transporte escolar. Iniciamos este proyecto con la Iglesia Adventista y así hemos beneficiado muchas comunidades. De parte de la administración municipal venimos haciendo el llamado a los docentes y directivas para que estimulen y conserven este tipo de transporte a fin de que los niños lleguen al colegio y no haya tanta deserción”, resaltó Jaineth Daza, gestora social de Uribia.

Autoridades policiales también acompañaron la jornada solidaria. En cuanto participaban activamente en la seguridad de los voluntarios y de la comunidad, ellos también fueron impactados por la iniciativa de la Iglesia Adventista.

“Ruedas para Educar, de la Iglesia Adventista, es una actividad excelente y ojalá se pudiera seguir haciendo estas actividades para mejorar la calidad de vida de los niños, especialmente de los niños Wayuu”, manifestó Manuel Mejía, intendente de la Policía y gestor de prevención y seguridad ciudadana en el municipio de Uribia.

Otro aspecto destacable durante los días de donación fue ver a un par de mecánicos de bicicletas que voluntariamente repararon algunas de las que se donaron el año anterior y que se han deteriorado por causa del sol, de la sal marina y porque en muchas oportunidades se desplazan en ellas hasta 3 personas.

El proyecto que además fue destacado por medios de comunicación locales, continuará el próximo año en dos sentidos, de acuerdo al pastor Buitrago. En primer lugar, ante la necesidad de hacerle mantenimiento a las bicicletas, “planeamos volver una semana con un grupo de mecánicos voluntarios para hacer mantenimiento y dar verificar que los vehículos se están utilizando para el fin debido que es transportar a los niños a sus escuelas”.

Buitrago también dijo que, ante el interés en algunas de las comunidades de conocer más sobre la Iglesia Adventista y sus creencias, miembros de la Iglesia Adventista Camino a Cristo, que en un 90% son adventistas, se encargaran de esta misión envangelística. [Shirley Rueda, periodista UCN]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 

logo-iasd-bn.png

Carrera 84 No. 33AA - 169, La Castellana

Medellín, Colombia

Tel: (4) 444 30 56

A %d blogueros les gusta esto: